Caperucita roja y el lobo

Había una vez, hace mucho, mucho tiempo…una niña muy buena y bonita, que se llamaba caperucita. La madre de caperucita le regaló a su hija una capa de color rojo muy bonita, que habia cosido ella misma en sus ratos libres, a caperucita le gusto mucho la capa roja, y desde ese momento siempre la llevaba puesta. A partir de entonces la llamaron caperucita roja.

Un día soleado y tranquilo la madre de caperucita le pidió que llevase unos pasteles a su abuela que vivía bastante lejos de la casa de caperucita, nada mas y nada menos que al otro lado del bosque.
La madre de caperucita, le recomendó que se diera prisa y que por el camino hacia casa de la abuelita no se entretuviese por nada, puesto que el bosque era peligroso. Los habitantes y vecinos del lugar habian visto un lobo por la zona.Caperucita roja escucho con atención los consejos de su madre, cogió la cesta con los pasteles y empezó su largo camino hacia la casa de su querida abuelita.

Aunque el viaje era largo y peligroso caperucita roja no tenia miedo, era muy valiente y tenia muchos amigos por todas partes, caperucita hablaba con los pájaros, los ratoncitos, los conejitos, ardillas, etc..
Cuando caperucita llevaba un buen trecho del camino recorrido…oh!, de repente…el lobo apareció ante ella!!

Era un lobo muy grande, pero caperucita no tuvo miedo. Se mantuvo tranquila.

El lobo, con su voz grave y ronca le pregunto…-¿ a donde vas, niña bonita ?

Caperucita roja respondió con sinceridad al lobo; -¿ pues mire, señor lobo, voy a casa de mi abuelita a llevarle unos pasteles muy ricos que mi madre ha hecho para ella.

El lobo, que era muy listo y malvado, penso…-”conozco la casa de su abuelita, esta cerca de aqui…” y se marcho a toda prisa.
Caperucita roja pensó; – que bien!, el lobo se a ido!, pues no era tan peligroso como decia mi madre…así que…como ya no habia ningun peligro, decidió pasar un buen rato recogiendo flores y jugar con los animalitos del bosque.
Pero mientras tanto… el lobo habia ido a casa de su abuelita…con muy malas intenciones.El lobo llamo a la puerta de la casa de la anciana y la abuelita le habrió en seguida, pensando que era su querida sobrina la caperucita roja.

Y al momento el lobo se comió a la abuelita!!Se puso su ropa y su gorro rosa y se metió en la cama esperando a caperucita.

Al cabo de unos pocos minutos caperucita roja llego a casa de la abuelita muy contenta y feliz.

Se acerco a la cama para saludar a la abuelita…pero….vió que la abuela estaba muy cambiada…

-Abuelita, abuelita….que ojos mas grandes tienes!! dijo caperucita.

-Son para verte mejor! dijo el lobo ( falseando su voz, e intentando parecer a la abuelita )

-Abuelita, abuelita; que orejas mas grandes tienes !!

-Son para oirte mejor…decía el lobo…..

-Abuelita, abuelita..que dientes más grandes tienes!!

Si!!, son para comerte mejoooor!!! El lobo saltó sobre caperucita y en un momento se la comío.
Por suerte, cerca de la casa de la abuelita había un hombre cazador que había visto como el lobo estaba merodeando por allí…y la buena intuición del cazador hizo que fuera a hechar un vistazo por la casa, puesto que no se fiaba del lobo y de sus intenciones.

El cazador, sabiendo que el lobo era peligroso fue a buscar a un buen amigo, un campesino que vivía muy cerca de allí.

Los dos se acercaron muy despacio a la casa de la abuelita y pudieron observar que la puerta de la casa estaba abierta…( que extraño, pensaron) y sigilosamente entratron a la casa.

Y allí vieron al lobo, durmiendo en la cama de la abuela y con la barriga muy hinchada.

El cazador y el campesino se dieron cuenta de lo que habia pasado..dios mio!, el lobo se ha comido a la abuela y quizas a alguien más.

El campesino dijo: es terrible, y ahora que vamos a hacer ?

El cazador, llevaba un cuchillo y dijo: – Espera, creo que tengo la solucion!

Cogió el cuchillo y abrió el vientre del lobo!!
maginaros la sorpresa cuando vieron que dentro de la barriga del lobo estaban la abuela y tambien caperucita roja! y por suerte..vivas!!

El cazador decidió que el lobo merecia un castigo, le llenó el vientre de piedras y le volvió a cerrar la barriga.

Más tarde el lobo despertó de su largo sueño, y sintió un gran peso en su estomago y tuvo mucha mucha sed.
El lobo se dirigió rapidamente al rio mas cercano, agacho la cabeza para beber agua…y con todo el peso de las piedras en su vientre…cayó al rio y se ahogó!

Caperucita roja y su abuelita vieron como el lobo se ahogaba y como eran muy buenas personas lloraron por el trágico final del lobo, a pesar de que habia intentado deborarlas.

Pero la lección habia sido aprendida!, caperucita y su abuelita aprendieron que no hay que ser confiado con los desconocidos y hay que estar mas alerta !
Caperucita pensó: Los consejos de mi madre son muy sabios! a partir de ahora siempre haré caso a mi madre, ella sabe mucho más que yo. Ojalá le hubiera hecho caso!

FIN!

About these ads

Acerca de martyulia

somos de 3ºA
Esta entrada fue publicada en Cuentos. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s